FIVE FAMILIES (Selwyn Raab) / CHAPTER 26: THE CONCRETE CLUB

Ir abajo

FIVE FAMILIES (Selwyn Raab) / CHAPTER 26: THE CONCRETE CLUB

Mensaje por Louis Messina el Vie Mayo 18, 2018 6:34 pm

Army of One - 10/10/2016
FIVE FAMILIES (Selwyn Raab) / CHAPTER 26: THE CONCRETE CLUB




La prueba más convincente del moneymaking de la Comisión se centraba en el Concrete Club. En el juicio, el jurado tenía un panorama claro de cómo los jerarcas de tres de las cinco familias y el difunto Paul Castellano habían estafado al menos $1.27 millones de trece grandes proyectos de construcción en un período de cuatro años.


Los fiscales llamaron como testigos a dos contratistas que declararon haber sido obligados a participar en el esquema extorsivo para poder mantenerse en el negocio. "No creo haber tenido ninguna alternativa", dijo James Costigan, presidente de XLO Concrete Corporation. Él relató que Ralph Scopo, soldado de la familia Colombo y presidente del sindicato de trabajadores de hormigón (concreto), se acercó a él en 1981 con la noticia de que debería patear a la Mafia un 2% de cada contrato bruto que Scopo le permitía obtener. Por Costigan pensaba desafiar el sistema corrupto, Scopo lo amenazó con destruir su negocio. El fiscal John Savarese preguntó cuál sería el efecto y los problemas laborales que generaría la Mafia a su compañía. Costigan respondió que "costaría un montón de dinero, a tal punto que desearías no estar en el negocio":


Scopo le dijo al contratista que los payoffs (pagos) de la Cosa Nostra serían recolectados en todos los contratos que superaran los $2 millones. "Él dijo que el dinero iba a una olla que se dividía entre las familias". Costigan testificó que había siete compañías en el Club y que "las personas que controlaban el club decidían a quién le correspondía cada trabajo". Costigan aclaró que ninguna de las empresas se perjudicaba con este esquema fraudulento sino que, por el contrario, salían beneficiadas. Como otros subcontratistas de concreto, se añadía un 4% a los precios y simplemente pasaban los costos inflados al promotor o contratista general a cargo del proyecto en general.


(Los analistas determinaron en última instancia que la colaboración de la Mafia con los contratistas corruptos elevó el costo real del concreto en al ciudad entre un 15 y 70 por ciento porque todas las licitaciones arregladas de antemano eran groseramente infladas.)


Scopo ordenó a Costigan no competir por contratos inferiores a los $2 millones. "Había una gran cantidad de contratistas pequeños y él dijo que tenían que comer también".


Para respaldar el testimonio de Costigan, la Fiscalía reprodujo una grabación realizada en el Lincoln de Scopo. En la cinta Scopo rechazó una solicitud de un contratista insistente, Sal D'Ambrosi, cuya compañía no estaba en el Concrete Club.


SCOPO: "El hormigón debe costar doce millones"
D’AMBROSI:"Sí. ¿Por qué no puedo hacerlo?"
SCOPO: "No puedes. Superando los dos millones no puedes. Si es debajo de los dos millones yo te digo y lo haces"
D’AMBROSI:"A quién debo ver? Dime, a quién debo ver?"
SCOPO: "Debes ver a todas las familias. Y te dirán que no. Así que ni te molestes"


D'Ambrosi persistió en determinar cuál es el precio que debía pagar para ser incluido en el club.


SCOPO: "Primero que nada el trabajo te cuesta dos puntos".
D’AMBROSI: "¿Por qué dos puntos?"
"Eso es lo que pagan. Todos en el club, siempre que supera los dos millones, pagan dos puntos".


Cavándose un pozo más profundo así mismo en la grabación, Scopo informó a D'Ambrosi que, en un proyecto no cubierto por el club, tendría que soltar sobornos por su cuenta para garantizar la paz laboral.




SCOPO. Ya sabes, si te traigo un cliente [un contratista general], veinte yardas [una medida de concreto], y te digo, Sally, el hormigón es de $60 la yarda, el tipo te dará $63.
D’AMBROSI:Tres son tuyas.
SCOPO: Tres es lo que me vas a dar. ¿Qué carajo te importa? Estás recibiendo 60.
D’AMBROSI: Eso es. ¿Cuál es el problema?
SCOPO: Y mientras tanto, te estoy dando un cliente.


Las cintas del FBI iluminaron el poder de vida o muerte de la Comisión. Scopo admitió que temía por su vida con la investigación del Club de Concreto.


Hablando con Costigan, el contratista de XLO, la cabeza de Scopo estaba en el destino de Roy DeMeo, el soldado y sádico asesino de la familia Gambino que había sido asesinado después de ser implicado en la conexión ed coches robados de Gambino. Scopo describió a DeMeo como un músculo estricto con "bolas de hierro fundido". Sin embargo, él fue asesinado porque un jefe, Paul Castellano, decidió sin probas que DeMeo ya no era rentable. El destino de DeMeo alarmó a Scopo, el bagman de la Comisión.


SCOPO: "Ahora que soy acusado ellos [los jefes] se asustan. 'Oh vaya, no sabíamos de ese tipo, Jimmy Costigan'. El único tipo por el que se preocupan soy yo. Si abro la boca, están muertos. Así que para matar el caso... bango!"
COSTIGAN: "En serio?"
SCOPO: "Sí. Estoy toda mi vida haciéndoles ganar dinero. Tomando oportunidades de la calle. Voy a ir preso, nunca abrir la boca, pero ellos no están seguros de eso, ¿ves?"


Scopo dijo que el corrupto líder de la unión de carpinteros, Theodore Maritas, recientemente había sido asesinado después de que su implicación con la Mafia fue impuesto y sería llevado a juicio como coacusado. Le recordó también el hit de DeMeo.


SCOPO: "Y, quiero decir, él era un tipo duro, ¿de acuerdo? Siendo atrapado, ellos supusieron 'Quizás este tipo bajo presión se convierte en rata'. Eso es mentira. Pero para no correr riesgos, aún sin saber si el tipo se iba a voltear, van y lo matan. Es justo como lo que estoy haciendo ahora. Seré uno de los primeros en ser arrestado.
COSTIGAN: "¿Por qué?"
SCOPO: Por este club de mierda. Cuando eso pase, no importa cuánta fe tengan en ti, siempre estará esa mierda. Dirán, 'Oh, vaya, quizás él abra su boca. Y después no ves más al tipo."


(...)


Una cinta del FBI grabó a Paul Castellano quejándose de que Century-Maxim Company, una de las empresas contratistas del Concrete Club, hizo una oferta por contratos sin el permiso de los jefes.


CASTELLANO: "¿Sabes de Century-Maxim?"
GIARDLNA: "¿Los del concreto?"
CASTELLANO: "Sí. Están actuando de forma graciosa y mal. Se supone que estén con Gerry Lang [acting boss de la familia Colombo]. Son parte del club, parte de ésto. Están atacando a todos".
GIARDLNA: "Tú nunca quisiste eso. No tiene sentido".
CASTELLANO: "Es un dolor en el culo, ¿no?"
(...)
CASTELLANO: "Bueno, no sabemos quién mierda está causando ésto. Ya sabes, ellos no pueden esperar hacer tantos trabajos. Hay un trabajo que hacer y todos pueden tomar una parte de él."
GIARDLNA: "Y si cooperan, será bueno para todos, ya sabes, en lugar de crear confusión y todo eso."
CASTELLANO: "Seguro."

Los tratos de concreto de Castellano muchas veces confundían a otros mafiosos. Fat Tony Salerno estaba preocupado por ser engañado en Diciembre de 1983 en una reunión secreta con Castellano y Nicholas Auletta, el titular del registro de una empresa
que había sido vendida a Century-Maxim. Louis DiNapoli, un soldado de Genovese que manejaba estafas en la construcción para la familia, trató de tazar en vano para Salerno un beneficio de $200,000 que sería compartido. Su charla estaba siendo grabada en el headquarter de Salerno en East Harlem.


DINAPOLI: "Pero es en otras palabras como un pago."
SALERNO: "Nah. Pero ellos todavía tienen eso. Nos pagan $200,000 a $20,000 el mes."
DINAPOLI: "Nicky [Auletta] sólo tenía derecho a cien."
SALERNO: "¿Y dónde están los cien?
DINAPOLI: "De ese dinero. Sí. Ahora fuera de los cien, él da cincuenta a Paul [Castellano]. Y cincuenta a ti. Crédito por lo que te debe."

Todavía perplejo, Salerno preguntó por qué no estaba obteniendo más dinero. La explicación de DiNapoli de que la compañía de Auletta había perdido dinero como parte de la transacción dejó a Salerno incluso más confundido.



DINAPOLI: "Si es la empresa quien pierde eso, no solo Nicky. La corporación. Tú tienes 25 por ciento de la corporación. Y Paul otro 25 por ciento. Nicky tiene 50. Estás bajo la impresión de que pierdes cien mil."
SALERNO: "Lo que nos debe."
DINAPOLI: "NO, solo cincuenta proviene de lo que nos debe. Por eso te tengo que dar otros veinte."


Mientras que la lección de alta economía financiera podría haber sido abstrusa para Salerno -y para el jurado- la conversación mostraba claramente la complicidad de Salerno y Castellano en los pagos del Concrete Club.

Algunas de las transacciones de hormigón interfamiliares estaban lejos de ser armoniosas. Los micrófonos en el Jaguar de Salerno desnudaron los rumores del resentimiento de los cabecilla de Genovese y Lucchese con el esquema de Castellano para producir dinero de la construcción y las uniones para sí mismo.


Tony Ducks Corallo, jefe de los Lucchese, estaba ansioso por aprender más sobre maquinaciones de la Mafia que él todavía no había probado. En un viaje arriba de un Jaguar, el underboss de Duck, Tom Mix Santoro, le explicó sobre una ganancia de $500.000 dólares que había tenido Paul Castellano. Santoro describió una reunión entre "Fat Tony" Salerno y Vincent DiNapoli, el otro hermano DiNapoli que se especializaba en extorsiones de la construcción para la familia Genovese. Al discutir sobre extorsiones con Salerno, Santoro había delberadamente enfurecido a Salerno al hablarle sobre cómo Castellano ganó una gran cantidad de dinero al vender una compañía de concreto, Certified Ready Mix. Santoro parecía a gusto consigo mismo mientras describía la conversación.


Santoro: "Entonces fui y molesté a Fat Tony. Le dije 'Hey, sabes que Paul ganó medio millón al vender Certified?' Él me miró, '¿Me estás jodiendo?' y le dije 'No, realmente ganó medio millón.'"


Santoro dijo que el colérico "Fat Tony" Salerno llamó a Vincent DiNapoli y le demandó, con "una daga frente a sus ojos" por qué no había sido informado de la venta de Certified. Y más importante aún, por qué no había recibido un trozo del pastel.

Louis Messina

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 15/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.